lunes, 9 de marzo de 2009

story of my life (parte 3)

tercera parte de la historia que ya conocen...

(capítulo 2)
Salió el sol, y con él, llegó un nuevo día. Un día que tal vez sea igual o peor que el anterior, o quizá mejoren las cosas... al despertar lo primero que me pasó por la cabeza fue su imagen... y aquellas palabras que aunque tiernas, fueron hirientes...
Transcurren las horas y aún espero para verla... llega la hora en que normalmente ella aparece, pero no veo ningún rastro... ¿dónde está? me pregunto, y espero mientras veo pasar los minutos que me parecieron eternos. Finalmente ella aparece.
Ella me saluda, la noto un tanto seria... ¿será por lo que pasó ayer? es probable, pero yo no quiero que pase ésto, sólo estamos en un momento que es incómodo para ambos... nunca creí que verla me haría tan miserable como ahora... No me siento bien en ésta situación, desearía desparecer... si le digo algo podría reaccionar mal... pero no me importa, prefiero eso a tener que seguir con éste silencio...
Le hablo, pero ella corta mi conversación rápidamente, ya no lo puedo soportar... su indiferencia no me hace sentir bien, me siento como un idiota... nunca debí expresarle lo que sentía... puedo sentir cómo me evade, que no me quiere cerca... decido despedirme y me retiro en silencio... ella no dice nada y nisiquiera me voltea a ver, creo que no la hago sentir bien... después de todo ella no me quiere, y ahora que sabe que la amo, las cosas son muy diferentes... no creo que quiera estar más conmigo...
Así transcurren varios días, nos vemos pero sólo reina un silencio que quizá signifique más de lo que ambos podamos decir, parece que todo va a terminar de ésta forma, y por eso mi desesperación aumenta, no debí decírselo nunca, preferiría tenerla como amiga con mis sentimientos escondidos que tenerla como amiga que conoce lo que siento pero que me es indiferente, quiero llorar... pero no sé qué valla a pensar de mí... siempre me retiro en silencio y ella se aleja sin voltearme a ver. No es una situación fácil, pero es mi culpa y ahora creo que tendré que encarar las consecuencias... aunque no quiero, soy un cobarde, quiero huír de los hechos, ya no quiero vivir así...
Al día siguiente la esperé donde acostumbro, el pasar de las horas era desgarrador... el cielo se nubló y yo sólo veía como las horas pasaban, nunca apareció... ya no quiere volver a verme. Cae la noche y sigo esperando ahí sentado, es vano. Decido caminar a casa, el desolado paisaje nocturno de la ciudad me recuerda a mí mismo: vacío, no hay nada en mí, todo es soledad... es tan... nostálgico... ese pensamiento me hizo llorar, y la larga caminata a casa fue guiada por mis ojos llenos de lágrimas...
(fin del capítulo 2)

3 comentarios:

Mr. Happiness dijo...

Mmmm probablemente ya sabes lo que escribiré así que prefiero quedarme callado...

Anónimo dijo...

aaaaaaaaaaaaaa
llorare,,,, pero aaaaaa
me agrada como describes todo
lalala que bonito
te quiero amigoooo
me urge la parte 4
O.O

Gorbag Vanderhoof dijo...

por lo que veo,eso es algo que los cuatro tenemos en comun,cuando contamos una historia,la contamos como si anduvieramos escribiendo un libro,es tan genial esto.
Me recuerda un poco a mi historia,se parece bastante, pero sí es diferente.Al leer lo ultimo del relato,me imaginaba como era tu vista al caminar:viendo al horroroso paisaje de la ciudad,y la otra mitad llena de lagrimas,se ha de sentir grotesco caminar con la vista llena de lagrimas